miércoles, 4 de abril de 2012

Sacudón estremece al CICPC-Zulia

Ayer en la tarde fueron el Juzgado Tercero de Control privó de libertad a los dos policías del CICPC del Zulia que dieron muerte a dos policías del estado Zulia, acribillados en la morgue del Hospital de Cabimas, la noche del domingo. De acuerdo con la nota de La Verdad, en la delegación del CICPC en el estado cambiaron a seis jefes y enviaron una circular que prohíbe a los oficiales el porte de arma fuera de servicio.


Según una nota de prensa del Ministerio Público, los imputados Albert Rondón y Hernán Rodríguez fueron acusados por los delitos de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, ultraje violento contra funcionarios y uso indebido de arma de fuego. Serían trasladados al comando de Policabimas.

Los efectivos fueron imputados por los delitos de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, ultraje violento contra funcionarios y uso indebido de arma de fuego. Cambian a seis jefes y envían una circular para prohibirle a los oficiales que usen su arma de reglamento fuera de servicio
Ayer en horas de la tarde Andrea Rincón, jueza del Juzgado Tercero de Control privó de libertad a Albert Rondón (24) y Hernán Rodríguez (24), tras participar en la muerte de David Urdaneta (34) y Héctor Orozco Urdaneta (26), efectivos del Cuerpo de Policía del Estado Zulia (CPEZ), acribillados a las afueras de la morgue del Hospital General de Cabimas Adolfo D&39; Empaire, la noche del domingo.
Después de pasar 34 horas recluidos en el calabozo y en medio de un ambiente de tensión en las instalaciones de la Policía Municipal de Cabimas, Rondón y Rodríguez, ambos funcionarios de la Policía científica, adscritos a la subdelegación de Ciudad Ojeda, salieron con los rostros cubiertos y fueron trasladados a bordo de la patrulla 09 para asistir a la audiencia de presentación.
Una hora después del traslado comenzó la audiencia de presentación y en un lapso de cuatro horas, Egleé Puente, fiscal Séptima del Ministerio Público, mostró los elementos de convicción recabados en la escena del crimen que permitieron a la jueza Rincón dictaminar la medida privativa de libertad para ambos funcionarios por los delitos de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, ultraje violento contra funcionarios y uso indebido de arma de fuego.
La información fue conocida por medio de un comunicado del Ministerio Público. Rincón solicitó el traslado de los funcionarios acusados al comando de Policabimas. Aunque se conoció de manera extraoficial que los calabozos del cuerpo policial no están en condiciones para albergar a una persona por más de ocho horas. No cuentan con salas sanitarias ni un espacio que funja de recinto preventivo.
Matanza
En el final de la noche del domingo ocurrió el doble homicidio. Orozco y su hermano David se acercaron a la morgue a corroborar el deceso de Javier Eduardo González Bracho (26), abaleado en plena Intercomunal de Cabimas.
Los funcionarios de la Policía científica ebrios intentaron ingresar a la morgue para tomarle fotografías al cadáver. Los insultos de Rondón y Rodríguez provocaron una discusión. En el forcejeo los cpez lograron desarmar a sus homicidas. En un breve acuerdo les regresaron las armas de reglamento y en ese momento se inició la balacera.
Los cpez recibieron múltiples impactos de balas. Héctor murió de forma instantánea y David, minutos después.
Versiones aseguran que Rodríguez y Rondón huyeron en un carro a toda velocidad y en la puerta principal impactaron contra una moto en la que viajaba Roberto Gutiérrez Jiménez, quien no logró sobrevivir tras sufrir traumatismo cráneo-encefálico. Otra versión afirma que al muchacho lo arrolló un cpez que vestía de civil, mientras que una tercera aclara que el hecho no guarda relación con la matanza entre oficiales.
El dato
Albert Rondón (24) tenía ocho meses adscrito a la unidad de Investigaciones de la Policía científica de Ciudad Ojeda, mientras que Hernán Rodríguez (24) tenía un año de servicio. Ambos son oriundos de Cabimas.
Rodríguez es sobrino de Rudencindo Rodríguez, jubilado de la Policía científica y quien fungió como jefe de la delegación de Punto Fijo y Puerto Cabello.
A los imputados los defiende Judith Rojas, exjueza del Tribunal Penal de Cabimas y esposa de Rudencindo, quien también es conocido como “Rudeco”.
Tributo al bombero voluntario
Amigos, vecinos, familiares y compañeros del Cuerpo de Bomberos de Cabimas, lloraban la dolorosa partida del menor de la familia Roberto Gutiérrez Jiménez (22) lo añoraban tener de vuelta. Lo recordaron como un deportista, buen estudiante y trabajador.
Hace cuatro años se graduó como bombero, y apenas iniciaba el tercer semestre de Educación Física y Deporte en la misión Sucre. “Mi hijo quería graduarse, su sueño era ser profesor, desde niño fue un deportista”, manifestó su padre Rubén Gutiérrez.
Con heridas en su rostro, brazo derecho y dolores musculares, Dionny Bello, asistió al homenaje post mórten. Aún estaba aturdido, solo recuerda que ellos circulaban en su moto y un vehículo giró en u a exceso de velocidad y los arrojó al pavimento, cuando despertó los médicos le suturaban el brazo. Ellos se trasladaban a una parrillada en el barrio Unión. No logra recordar el rostro de quiénes le arrebataron la vida a su compañero.
(con informacion de La Verdad)

1 comentario:

  1. DIOS, tenga misericordia de ellos, la biblia dice claramente qu la paga del pecado es muerte, y en los tiempos antiguos se decia al que a hierro mata a hierro muere

    ResponderEliminar