.

.

lunes, 21 de noviembre de 2016

GNB detuvo a niño por robar 5 auyamas (+foto +es en serio+ reflexión)





(El Parroquiano 21/11/16) Este domingo un joven de 16 años de edad fue detenido por la Guardia Nacional Bolivariana por haber hurtado cinco auyamas verdes en Lagunillas.

Según la información el joven indocumentado entró al vivero de la planta de asfalto Concreto y Agregados, ubicado en la carretera N, entre Calle 81 y 84 Ciudad Ojeda, municipio Lagunillas estado Zulia.

Los guardias nacionales le incautaron las cinco pequeñas auyamas verdes y procedieron a procesar el caso colocándolo a la orden de la Fiscalía 38 del Ministerio Público.

Sobre el caso y cómo fue tratado por el ente de seguridad nacional lo primero que viene a la mente es una serie de interrogantes.

En el ámbito de Ley “hurtar” es un delito tipificado y penado. Pero, la Ley también especifica que el Estado debe asegurar la alimentación del pueblo y en eso el Estado no ha estado ‘a la altura’.

Cuando un Estado promociona como un gran procedimiento la captura de un niño que robo a penas 5 auyamas verdes, todos debemos tomarnos un momento de reflexión, aquí la primera interrogante ¿cómo llegamos a eso? ¿Qué hicimos como sociedad? ¿Qué hicimos como pueblo? ¿Cómo funcionarios? Incluso, cómo comunicadores, qué hicimos para convertir este procedimiento en una nota de sucesos cualquiera.

En las red social twitter, los usuarios manifestaron su opinión, algunos justifican al joven que solo robó por hambre, otros por el contrario aseguran que debe pagar por ser un delito.

Sin embargo, siempre hay alternativas, la foto debería mostrase a dos GNB llevando a este niño al instituto del menor, a la Gobernación, a la Alcaldía o a su propio comedor a alimentarlo; junto con otra foto donde el personal de Bienestar Social de la GNB orienta al joven para corregir esta conducta, que no deja de ser una falta. Pero, es una falta ocasionada por el estado de necesidad.

Llevar al joven a sembrar auyamas junto al Ministerio de Agricultura Urbana y dos funcionarios de la GNB también sería una manera de manejar el caso.

Pero en su lugar, envían la foto de un menor con dos GNB que al parecer no le llevan mucha diferencia de edad, tomando en cuenta que prácticamente son del mismo tamaño, en el frente una mesa con las cinco auyamas incautadas.

Cabe destacar, que el Código Penal venezolano establece en el Artículo 454:
El que sin estar debidamente autorizado para ello, haya espigado, rateado o rebuscado frutos en fundos ajenos, cuando en ellos no se hubiere recogido enteramente la cosecha, será castigado con multa de cinco unidades tributarias (5 U.T.) a veinticinco unidades tributarias (25 U.T.), a querella de parte. En caso de reincidencia, la pena será de arresto de tres a quince días.   
                   
Ahora basándonos en este artículo como puede ser posible que un fiscal que debe conocer la ley y aún más el Código Penal Venezolano permita tipificar el hecho cometido como un delito de hurto, siendo el mismo solo una falta con su respectiva sanción; este grave error permitió que a un menor de edad se le fuese juzgado de manera equivocada.

¿Cuánta hambre tuvo que haber pasado que lo llevo a robar auyamas verdes de un vivero?

En Venezuela tenemos cientos de instituciones creadas en revolución donde pudieron acudir tanto la GNB como el Ministerio Público antes que un Tribunal del Estado.

La Guardia Nacional Bolivariana tiene múltiples funciones en el país, incluyendo la de velar por el bienestar de pueblo, algunos pudieran pensar que valores como solidaridad y servicio deberían ser característicos de los funcionarios.

En El Parroquiano siempre hemos aplaudido la incansable labor de la GNB en la preservación de la Paz ciudadana. En esta oportunidad pensamos que esa foto llama a que todos pensemos a dónde estamos y a dónde vamos como sociedad.

La GNB es una de las instituciones que lucha frontalmente contra la delincuencia en el país con más homicidios percapitá de Suramerica.

Esa institución nacional cuenta con cientos de procedimientos resaltantes donde sus funcionarios arriesgan la vida por detener peligrosos asesinos, violadores, delincuentes, tráfico y narcotráfico.

Nos preguntamos porque intentar dar propaganda a este triste procedimiento. ¿Se le puede llamar propaganda? ¿Qué pueden ganar al detenerlo y además difundirlo?

¿Será una acción individual de un funcionario que busca manchar la imagen de esta noble institución?

Lo cierto es que no es un secreto la aguda situación que vivimos en Venezuela, a nivel económico y social. Dónde muchos dudan del prestigio de ciertos cuerpos de seguridad, incluso acusándolos de evitar la defensa del pueblo.

Mientras tanto el pueblo resiste la crisis, en este momento donde al parecer muchas son las familias que no tienen cómo alimentarse a diario, una necesidad primaria para vivir, que puede ser un detonante de actos ilícitos.

Síguenos a través de nuestro pin: 5ef318c8 y el twitter @elparroquiano
VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL
Si deseas comunicarte con nosotros ya sea para denunciar, aportar o publicitar con nosotros, escríbenos acá: eparroquiano5@gmail.com

1 comentario:

  1. Te apuesto q no le preguntaron al menor cuantos dia tenia sin comer porq si eso fue por necesida cualquiera lo hace y con esta crisis q hay en el pais yo te apuesto q eso no lo ve el gobierno...

    ResponderEliminar